CRÓNICA DE PARAULES DE DONES

4º Encuentro de mujeres migradas.. y no

El pasado sábado 12 de abril, en Cubelles, Barcelona, las mujeres migradas… y no, teníamos una cita de honor.
A las 4 de la tarde fuimos llegando al Centro Social. Traíamos bajo el brazo textos impresos en papeles varios, una guitarra, libros, canciones, ropa típica, bandejas con comiditas de nuestras tierras, pero sobre todo traíamos la sonrisa pintada en las caras, abrazos opulentos y los ojos y los oídos bien abiertos a lo que pudiera ocurrir, a lo que construyéramos allí, esa tarde, entre todas y todos.
Como siempre, finalmente, se produjo la magia… más de 65 personas participamos de la fiesta.


El objetivo de Paraules de Dones, 4º encuentro de mujeres migradas… y no, era el de recordar a las mujeres desde nuestra fuerza, desde nuestra capacidad de proyectar y concretar propuestas vitales, enfatizando en especial en las mujeres viajeras que montamos y desmontamos casas, que lideramos proyectos personales y familiares donde nacemos, donde elegimos estar y donde nos lleve la vida.
Cada edición de Paraules somos más, y de los orígenes más diversos, mucho más participativas y participativos.

Este año hemos contado con una nutrida presencia de mujeres nacidas en Cubelles, abuelas hermosas, también con las habilidosas mujeres del grupo de Puntaires, con las amigas de La Fita, con mujeres catalanas, españolas, paraguayas, peruanas, venezolanas, marroquíes, bolivianas, chilenas, francesas, argentinas, uruguayas, colombianas, nicaragüenses, alemanas, ecuatorianas… y además con algunos hombres que hasta se animaron a leer un escrito, como el compañero cubano, recién, recién llegadito.
Los niños y las niñas jugaban en el espacio infantil, que se reserva y organiza especialmente para que las madres puedan disfrutar del encuentro.

María Lluïsa Romero, alcaldesa de Cubelles, abrió el acto recalcando la alegría de ser parte de un evento donde cada vez somos más, y donde se palpa la implicación en un tema tan importante como es la integración y el abrir los brazos a todas y todos.

Prudencia Carrasco, Regidora de Políticas de Igualdad del Ayuntamiento de Cubelles, animó a las mujeres a profundizar su participación en todos los ámbitos, haciendo oir sus voces.

Nosotras, desde la asociación Por Derecho Propio, reiteramos nuestra premisa, que TODAS SOMOS MUJERES, NO IMPORTA DONDE HAYAMOS NACIDO.

¡Y se armó la milonga nomás!, la mayoría había preparado y elegido sus intervenciones con anticipación y así las fueron compartiendo desde el improvisado escenario, en una secuencia felizmente contagiosa de gozo, de ganas, de armonías, de secretos, de susurros, de emociones, de risas, de sorpresas, de lágrimas.
Cómo no recordar a Carolina, de 7 años, catalana, de madre francesa, que emulando a Edith Piaf, nos deleitó con “Non, je ne regrette rien” en un perfecto francés.
O a Juliana, nacida en Burgos, poetisa y escritora, que nos regaló dos joyas de su colección.
O a Karla, venezolana, que compartió la sabrosa historia de vida de su abuela, nacida en Calcuta. O a Fabián, cubano, que leyó aquello de “Uno crece cuando…”
O a Mónica, nacida en Chile que nos recordó al gran Eduardo Galeano y también a Isabel Allende, otra mujer viajera.
O a Lucía, boliviana, cuando leyó “Exilio”, de Elena Medel, nacida en Córdoba, España.
O a Teresa, paraguaya, que hizo propias las letras de su tía Enriqueta, poetisa que escribía en lengua guaraní.
O cuando la misma Teresa, vestida con su traje típico, que cosió a mano para la ocasión, bailó para todas y todos “La Galopera” mientras batíamos palmas y lográbamos otro momento fascinante.
O a Rosalba, colombiana, que nos leyó “La ciudad nómade”, texto de María Negroni, escritora argentina.
O a Gloria, chilena, que expresó lo que sentía en ese mismo instante, y desde esa emoción compartió también un poema suyo, “Exilio”.
O a Julia, nacida en Bolivia, que recuperó las palabras de Soledad Medina, poetisa burgalesa, desde “A mi madre”.
O a Hélène, francesa, que nos habló de no olvidar nuestras raíces.
O aquel recital al que ya nos tiene acostumbradas, la propia Gloria, quien guitarra en mano, dejó soltar su voz en un repertorio al que nos fuimos sumando con creciente entusiasmo, y hasta nos animamos a pedir temas, al punto de acabar improvisando “La flor de la canela” con total desparpajo.
La síntesis, sin duda, fue la última canción, en catalán, dedicada a las abuelas presentes y sellada con un cálido beso de la entrañable Paquita Rillo.

Sobre el final, como cada año, compartimos manjares de nuestras tierras.

Este Paraules de Dones, destacó por la gran cantidad de asistentes y, muy especialmente, por la calidad y el compromiso de cada una de las intervenciones.
Será entonces hasta el próximo Paraules de dones, en abril del 2009, cuando festejaremos nuestro 5º encuentro de mujeres migradas… y no.
Habrá que ir preparando palabras, hilvanando ideas, invitando a otras mujeres, buscando recetas, probándonos trajes, ensayando canciones...
Las esperamos.

¡Hasta muy pronto!

Luz Cassino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada